Los idiomas son dinámicos y sirven para comunicarse. Van cambiando constantemente, eso es lo normal. Lo anormal es que se hable de la misma forma que hace 200 años. Vale decir, nuestro español chileno era diferente al que hablaba Bernardo O`Higgins y Bernardo O`Higgins hablaba un español diferente como hablaba Miguel de Cervantes y en 100 años más los chilenos hablarán diferente como hablamos nosotros. Lo que sucede en cada país es que las clases sociales hablan con modismos diferentes. He estado en el Bronx y no me ha sido fácil entender como hablan algunos americanos allá. Ejemplo el inglés americano es diferente del inglés británico. Para que me entiendan, en la edad media toda Europa hablaba latín. Y después con el tiempo comenzaron a “hablar tan mal” en Europa que el latín que se convirtió en francés, Italiano, catalán, español, calabrés, portugués, gallego y en cientos de dialectos. El español chileno se debe a la creatividad de nuestra población y mira que nos comunicamos y nos entendemos bien.

Si algunos ortodoxos de la lengua prefieren un español castizo y los españoles quieran que hablemos como ellos (RAE) están recontra perdidos. Les recuerdo que el primer grito de la independencia de Chile fue en 1810. Desde esa época no queremos saber nada de la península ibérica y sus reyes o someternos a sus deseos lingüísticos.  

Algunos latinoamericanos nos critican por lo mismo, que hablamos un mal español, es que no hablamos español, hablamos chileno y nos comunicamos y escribimos muy bien nuestra lengua y para que no se olviden en 1945 cuando el 50% de los latinoamericanos eran analfabetos nuestra Lucia Godoy Alcayaga ganaba el primer premio Nobel de Literatura  y en 26 años más tarde, en 1971 y muchos países seguían con un 40% de su población sin saber ni leer ni escribir (muchos personas de esos países nos critican) un tal Neftalí Reyes recibe el segundo premio Nobel de Literatura. Y para terminar, la escritora de lengua española que más libros vende en el mundo es chilena y se llama Isabel Allende. Desgraciadamente mucha gente habla desde su ignorancia, en vez de respetar nuestra cultura.