A veces me pongo a pensar con la mentalidad mediocre de algunos compatriotas zurdos. ¿Qué hubiese pasado si la torres gemelas hubiesen estado en Chile? Habrían salido los PRO protestando “Tenemos derechos para que el Estado saque los escombros”; los socialistas pidiendo un bono por contaminación; los estudiantes preocupados porque no pueden marchar, hay muchas piedras en las calles y quieren redactar junto al ministro cómo se debe construir un avión porque tienen que ser gratis y de calidad; las mujeres protestando “queremos que la nueva Constitución se prohíban los terroristas”; Camila Vallejos prohibiendo que se prohíban las prohibiciones; diputados de izquierda preocupados  que los restaurantes no pongan sal en las mesas; el ministro del Interior diciendo “Esto no es un ataque terrorista, es un conflicto cultural”; el intendente de la Araucanía argumentando que los aviones habían robado madera y por eso chocaron con la torre; Bárbara Figueroa comentando “Por culpa del HP de Pinochet y los CTM yanquis se cayeron las torres, no vi ningún avión". Y Ricardo Lagos diciendo "Yo pago los costos políticos del Transantiago y ahora quiero ser presidente", plop.

No nos estamos preocupando de las cosas importantes para nuestro país, debido al nivel cultural e intereses mezquinos de algunos de nuestros políticos. Tenemos que poner atajo a esta inmigración grotesca que de alguna forma, directa o indirectamente, afecta a cada chileno; algún día va a explotar y será demasiado tarde. Así como vamos, con el derecho de la autodeterminación que reconoce las Naciones Unidas a los pueblos, en 20 o 30 años Antofagasta pasará a integrarse a Colombia, Independencia a Haití, Colina a Republica Dominicana e Iquique a Perú (no es chiste). Las Falkland Islands son británicas por la autodeterminación de sus habitantes. Si ellos se organizaran y mediante una votación decidieran ser argentinos se llamarían Malvinas y pasarían a formar parte de la República Argentina y los ingleses no podrían hacer absolutamente nada. Los colombianos solo en 5 años son el 20 % de la población en Antofagasta.

Por tal motivo, este gobierno igual como los anteriores está en proceso de importar pobres para tener un discurso y slogans; eso es populismo.

Me encantaría que el 80 % de los inmigrantes fueran personas capacitadas con magister o doctorado en todas las áreas de la ciencia, economía, arte o deportes y obviamente harían un aporte espectacular. Y solucionaríamos el problema de salud del sector más pobre y sería un país más justo con una mejor distribución del ingreso. 

Como es común en Chile, desgraciadamente debido a niveles culturales y educacionales bajos, recibiré insultos o calificativos despectivos hacia el “mensajero”, sin que se discuta el mensaje. Entonces me anticipo a los potenciales dichos de racista o xenófobo. Mi planteamiento es en base a resultados con números concretos; no he hablado ni hablaré de razas porque no es lo importante. Para que me entiendan mejor, la intención de este sitio es dar información para que tengamos un Chile más justo y con menos pobres. Hace algunos meses supe que en Punta Arenas no tienen ningún oncólogo trabajando en el sistema de salud público. Esto es muy grave y si me preguntan ¿te gustaría un oncólogo blanco, negro, amarillo, verde o azul?, yo le respondo en forma inmediata: el color da lo mismo, lo importante es el aporte que hace esta persona en su profesión. También, les quiero demostrar que no soy xenófobo, soy nieto de inmigrantes, mi mujer es brasileña, mis hijas además de chilenas son estadounidenses y he vivido en diferentes países con sus diferencias culturales y no tengo aversión a ellos.

Si no paramos este flujo de inmigrantes, nunca acabará la pobreza en Chile.

Debido a esta inmigración descontrolada, que ya muchos la califican como invasión (pacífica, pero invasión) me di el trabajo de analizar este fenómeno en Chile, porque ya llevamos más de dos décadas con esto y hay muchos compatriotas que no están de acuerdo y, por otro lado, nuestras autoridades no tienen ningún plan en concreto con respecto a esta situación; solo dejan que acurra este ingreso de extranjeros a nuestro país. Vale decir, no actúan en término de tomar una decisión para favores o proteger a los trabajadores chilenos, específicamente a los más pobres de nuestra sociedad.

Además de no controlar esta inmigración, la fomentan, cosa muy extraña porque ellos son elegidos para administrar el Estado de Chile y, según los datos, esta inmigración de mano de obra no calificada perjudica enormemente a los pobres chilenos. Y no existe ningún estudio serio de que con esta inmigración se beneficie Chile o de cuál es el costo para nuestro país.

Investigando encontré noticias de diarios y videos y me di cuenta de que el gobierno fomenta con recursos públicos esta inmigración, y la fomenta a tal nivel que el funcionario encargado de controlar la inmigración en Chile es premiado por gobiernos extranjeros, y ya esto me parece peligroso. Cuando un funcionario público chileno es condecorado por otro gobierno es porque este último está obteniendo algún beneficio especial del nuestro. Si la integración significa postergar a chilenos por preferir un extranjero, no quiero integración. El que llega debe integrarse a nuestra cultura sin necesidad de destinar nuestros recursos para este proceso. No conozco ningún país pobre como el nuestro que haga esta estupidez. Piénselo ….

Cuando los países crecen económicamente, la tendencia de la pobreza es a desaparecer, pero curiosamente los campamentos aumentan en Chile.

En este gráfico podemos ver la relación directa de crecimiento económico, campamentos e inmigración. A mayor crecimiento económico, mayor es la inmigración y mayor es la pobreza. Datos que nadie puede negar, aunque me gustaría una respuesta de alguna autoridad.

¿Por qué aumentan los campamentos particularmente en las ciudades más ricas de Chile?

La respuesta es simple: una inmigración descontrolada amparada por el gobierno. Todos entran con visas de turistas, con USD 10 en el bolsillo. La PDI, siguiendo instrucciones del Ministerio del Interior, deja entrar a peruanos, haitianos, colombianos, venezolanos, dominicanos, etc., etc. Y estas personas ya dentro de Chile consiguen algún contrato laboral (muchos truchos) por el sueldo mínimo ($ 250.000) y ya con este documento gestionan su permanencia en Chile para ellas y toda su familia. Obviamente con este ingreso es imposible vivir en forma cómoda. Por lo tanto, toda la familia ingresa automáticamente al grupo más pobre de Chile, y comienza a usar recursos públicos pagados por todos nosotros. Esta inmigración, Chile definitivamente no la necesita; no es un aporte porque tenemos pobres chilenos y son muchos. Entonces, ¿por qué el gobierno fomenta este ingreso?

Más del 80 % de los inmigrantes ingresa automáticamente a ser parte del sector más pobre de Chile.

Mi análisis esta realizado en base al efecto económico en los sectores más desposeídos de Chile. Conseguí poca información oficial; obviamente la esconden porque son índices negativos y no quieren mostrarlos. Estos datos oficiales no concuerdan con datos de organismos independientes y vuelvo a quedar sorprendido. ¿Por qué esconder la información del crecimiento de campamentos y que estos son ocupados por un 80 % de extranjeros?

La pobreza ha crecido en Chile y al crecer la pobreza crece la extrema pobreza; por lo tanto el aumento de campamentos ha sido exponencial.
 

Según el SERNATUR, en el ingreso anual de turistas hay más de 400.000 peruanos, 120.000 colombianos, más de 40.000 bolivianos y otros tantos haitianos y dominicanos. Está claro que es una gran mentira, con este flujo tan grande, ¿alguien ha visto a estos “turistas” en museos, malls, en Valparaíso, Isla de Pascua, Torres del Paine, restaurantes o lugares turísticos como viñedos, casa de Pablo Neruda o cualquier otro lugar? Claro que no, el gobierno sabe que es una mentira y siguen entrando a Chile sin control como “turistas”.

Analizaremos el caso más emblemático de Chile: Antofagasta

Es la ciudad más rica de Latinoamérica con un PIB per cápita de US$ 46.000 y curiosamente ha sido la ciudad donde más han aumentado la pobreza y los campamentos (extrema pobreza). Entonces viene una pregunta inmediata ¿Si nuestro país crece económicamente por décadas, por qué tenemos más pobres?

Si no tuviéramos extranjeros en Antofagasta, no existiría ninguno de los 65 campamentos que existe hoy en día. Y los antofagastinos tendrían aún un mejor sueldo y comenzaríamos a mejorar la mala distribución del ingreso, no tendrían que esperar tanto tiempo una atención médica, menos niños en cada clase, menos droga en las calles, menos prostitución, en definitiva un mejor nivel de vida.

¿Un matrimonio con un hijo puede vivir con $ 250.000 por mes? Claro que no, están bajo la línea de la pobreza. Entonces, ¿por qué se otorgan residencias definitivas a extranjeros con estos ingresos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 80 % de estos son habitantes extranjeros legales e ilegales (Canal 13).

Tomas ilegales por inmigrantes y el gobierno sigue gastando recursos instalando servicio eléctrico para ellos. ¿Cuál es la señal que estamos dando? Sigan viniendo….

¿Por qué el gobierno no permite el lucro en la educación argumentando que los recursos del estado son limitados y tienen que ser bien invertidos y por otro lado lo malgastan en extranjeros? El gobierno no tiene recursos para que jóvenes chilenos obtenga estudios superiores gratis, ni para el Sename, ni Senama, ni para salud , ni para pensiones pero los gasta en inmigrantes. Como chileno exijo una explicación.

Campamentos ilegales ocupados por inmigrantes.

Este es el aporte cultural? Haz click en la imagen.

El 80% de los campamentos son inmigrantes.

Importamos  pobres.  Haz click en la imagen